Jaap Blonk (Países Bajos)

(Países Bajos)

Jaap Blonk (Woerden, Países Bajos, 1953). Es compositor y poeta autodidacta. Sus estudios inacabados en matemáticas y musicología, al igual que varios trabajos sin éxito en oficinas y otros sistemas bien organizados, crearon en él una inclinación hacia actividades en una veta dadá. A principios de los años 80 descubrió el poder y la flexibilidad de su voz, y comenzó a investigar la fonética y las posibilidades de la voz humana. Es especialista en la creación y ejecución de la poesía sonora, con una potente presencia escénica. Hace performances y talleres en distintos países, usa la electrónica en sus presentaciones en vivo y su trabajo visual ha sido publicado y exhibido en diversos lugares.

 

Página: http://www.jaapblonk.com

Facebook: https://www.facebook.com/jaapblonk

Youtube: https://www.youtube.com/watch?v=ojOrOn7_j-s

 

 

Sonido

¿Escucha usted?
Sí, usted escucha.
Usted inhala.
Usted retiene el aliento.
Le zumban las orejas.
Usted oye el zumbido en sus orejas.
Un susurro intemporal.
Usted exhala. Usted se oye exhalar.
Luego se hace el silencio. Nada. No oye nada. Se podría oír una mosca.
Usted escucha.
¿No era eso una mínima ráfaga? Usted percibe algo casi inaudible.
Parece tratarse de un pequeño rumor, que se asienta en su aurícula.
¿Será un arrullo que anhela su oído abierto?
¿Una brizna que le hace cosquillas en su canal auditivo?
¿Algo que crepita a lo lejos?
¿Un tañido que se muere por acariciarle?
¿Un siseo que viene a besarlo?
Usted lo oye. Sí, ahora oye usted.
Es un clic que derrama una gota en su sentido del oído.
Una motita le estalla en el tímpano.
Un crac lo suficientemente pequeño para encajar en usted sin hacer ruido.
Y de nuevo el silencio. Nada resuena. Ssshhh.
¿De verdad no oye nada? ¿No?
Sí. Allí está. Ese gorgoteo de hace un instante.
Borboteando amablemente por su abierto oír inquisitivo.
Su oído abierto de par en par recoge dulcemente un redoble y un ronquido que también quiere
abrirse paso.
Algo comienza a vibrar alrededor y usted se deleita con el suave rechinar.
También suena un silbido para acabar de mimar su sediento oído.
Oh, qué agradable todo este burbujeo y este runrún.
Bienvenidos, ese silbo ligero como una pluma, ese leve murmullo estertóreo y también el
tintineo que le hace cosquillas en la piel de su oreja.
¿Pero y a esos gruñidos, habrá que prestarle oídos?
¿Y esa cháchara, dónde encaja?
¿No se estará pasando ese griterío?
Bueno, entonces cierre los oídos.
Usted cierra las orejas, eso intenta. Pero no sirve de nada.
Por todas partes se oye algo que llama a todas las ventanas de su cóclea.
Aporrea las puertas auditivas a diestro y siniestro.
Le chiflan los oídos de tanta efervescencia.
Crujen todas las juntas de su aparato auditivo.
Toda su cabeza berrea y brama entre los huesos.
¡Pam! Un estampido delicioso. ¡Un magnífico ‘bum’ que atruena en sus adentros!
Qué delicia cómo chirría y chilla. Ruge y muge. Martillea y machaca.
¡Pam! ¡Pum! ¡Qué placer! ¡Plif! ¡Plaf! Un estrépito vociferante.
Un alboroto divino que se desternilla dentro de usted. ¡Un delirio!
El éxtasis retumba y redobla. Cómo grita y gime, restalla y clama
en el paraíso sónico donde usted escucha.
¡Usted oye!
¡Usted oye, usted oye sonidos!
Sonidos.

Título original: Geluid (Jaap Blonk, 1999)
Traducción: Fernando García de la Banda, 2017

“Poemas Seleccionados”
– Edición del Festival Mundial Poético, Montevideo, Uruguay, oct. 2017
– Edición Pez Espiral, Santiago de Chile, nov. 2017