Domingo de Ramos (Perú)

(Perú)

DOMINGO DE RAMOS (Ica-Perú, 1960). Poeta co-fundador del Movimiento Kloaka (1982-1984). Estudió Sociología en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Tiene reunida su obra en In-sufrido Fuego (1987-2012) publicado por el Fondo Editorial del Congreso del Perú. Asimismo, es autor de los CDs multimedia Pastor de perros Vol.1 y Erótika de Klase Vol.2. Es invitado regularmente a las Ferias de Libro al interior del Perú desde 1986. Su última gira poética fue en noviembre del 2017 a enero del 2018 por Finlandia, Estonia, Italia, Alemania, Dinamarca, Francia y España.

 

Foto ©Sengo Pérez

Facebook: https://www.facebook.com/domingo.ramos1
Youtube: https://www.youtube.com/watch?v=gA4xnECigUg

 

 

En el extremo

Aquí estoy en un extremo
En un extremo que es una larga cola o el desaguadero del mundo
O el principio de algo sedoso rumoroso que vienen hablándome
Desde mis no-pertenencias que han dejado este largo viaje
Vivo atolondrado entre idiomas mujeres duelos y más duelos
Desde un mandamiento que no logro entender abortados por pasajeros
Húmedos ahogados regando palabras como coles tristes
Estoy a la deriva suena la mar como si fuera la mar
Suena el corazón como un ancla de nube y llueve
Que llueve? Comprenderás que no soy de aquí
Comprenderás que estas letras traslucidas e incendiadas
Es de mi carnet secuestrado fondeado y aclimatado
Que no soy de aquí Tengo una salvaje mirada hacia el Sur
Y piso lo que no debo pisar no es uva ni huevos sino puñales
Me aterran las murallas tus murallas
De gente de parques de trenes y voces y nuevamente la cola del mundo
Lo que me azota la cara la presencia de viejos edificios y pisadas fantasmas
La historia de sus rincones la revisión de sus mapas y sus maquinas
De sus almas que pesan como bombas sin ecos
de los agujeros que han dejado como barritos en la cara de un exiliado
De la mujer que ha gritado de los niños que han llorado o no han florecido
Estoy en un extremo ante el fogón de una serdeña amable y otra parlante
Estoy en una calle incendiada de luces lentes carros taxis negros y gente nuevamente
Estoy en una ciudad que no es mía es de aquel supermercado de aquella industria
De insecticida o de gaseosa como es el del policía que te arrebata la tranquilidad
De caminar como un reptil cualquiera
Estoy en Berlín pero Berlín es una ciudad extranjera como París barrida de snobs
o Roma hecha para gladiadores flacos y caballos furiosos Aquí ato mis pesados sueños
Nada me pierdo veo todo como un vídeo alternativo como un drone que sobrevuela
Los cascos las tiendas los desastres que he hecho sin darme cuenta
Porque yo era un huaico nocturno sin entenderlo
Yo era un huayco en el corazón de esa niña
O algo peor todavía
Su guerra santa
Su garganta que azuza el odio y la muerte
Por ese color que abandona y recupera diariamente
No tengo competencia con sus finanzas
No tengo competencia con sus escritos
Ni con sus juegos
Ni sus sueños que fácilmente lo cuelga en su pared virtual
Yo soy un huayco que voy bajando violentamente
Por tus andenes por tus leyes anti migratorias
Yo soy un huayco que trae a tus pastos a tus jardines
A tus fronteras monitores reproductores impresoras
Computadoras parabólicas microondas refrigeradoras
Decoficadores lavadoras pensamientos anti motines
Pensamientos kantianos y socráticos arrastro la posverdad
árboles del vaticano cocaina y sogas de la muerte
Templos blancos templos negros ruiseñores de mujeres
Sapos y neonazis pintas de ron piscos y estadios
Campos de concentración Alá budas y veganos
Héroes y delincuentes yanquis y norcoreanos
Soy tu amenaza a tu sexo a tu entorno a tus labios
A tu pelo rubio y a tu sangre
Yo soy un huayco un monzón puro en tu falda
Un aserrín de cantina en tu pubis
Un celular viejo en tu pecho un lento cielo
En tu cuerpo enlodado un relave misterioso
Un orquestado discurso para tu raza
Un brexit para tu continente
Yo soy un huayco ambientalista y orgánico
Un huayco
Un huayco
Cristalino en tus brazos pesados
Soy un violador violado
Que lleva tu marca en mis pantalones
Una billetera un banco para vagabundos y solitarios
Yo soy un huayco que trae la cabeza de occidente
Hecho pedazos
Yo soy un huayco opaco a tus muslos blancos y carroñosos
Yo soy un huaico que atesoro tu comida tus sandalias
Y tus sandias Aquella que vi por entre tu vientre
Donde sopla lo sideral de tus quimeras
Que todo lo quema lo parte y lo abruma
Yo soy un huaico cachorro durísimo de dientes
Flexibles como tus piernas
Yo soy un huaico témeme siente mi miedo
De ser lacio ebrio como un lagarto
Yo soy un hayco
Yo soy un hayco

 

(Poema inédito, pertenece al libro Los Salvajes del sur)